30 de mayo de 2013

CAPITULO 33

*Narra Alex*
-¡Es Pablo Alborán! –gritamos las cuatro.
-Es, es, es, es…. Increíble –comentó Silvia saltando.
-No sé quien es –dijo Harry.
-Es que estáis muy anticuados –rió Sonia.
-¿Sólo les decís eso? –preguntó Cristian apoyado por Álvaro.
-¿Por? –preguntó Tami.
-A mí casi me matáis por decir que One Direction… -empezó a decir Álvaro.
-¿Qué nosotros qué? –preguntó Zayn.
-Me metía con vosotros para chincharlas.
-Más te vale –dijo serio Louis para después reír.
Acabó la canción y los chicos desaparecieron. Nosotras seguimos escuchando a los cantantes que subían al escenario. De pronto Cristian apareció a mi lado y me tapó los ojos. Antes de eso pude ver como Lou hacía lo mismo con Sonia, Liam con Tami y Zayn con Silvia.
-¿Qué haces? –pregunté.
-Ahora verás.
Escuché como mis amigas andaban a mi lado y que ellas también hacían las típicas preguntas. Entramos en una sala de backstage. Cristian apartó sus manos de mis ojos y pude ver la sala.
*Narra Zayn*
Un chillido inundó aquella habitación.
-E-e-e-er-er-ere-ere-eres… -tartamudeó Tamara.
-¡Pablo! –exclamé –Esto me molesta.
-¿Por qué? –preguntó Silvia.
-Cuando nos conocisteis a nosotros no os pusisteis así.
-Pero a mí me caíais mal –dijo Sonia convencida.
Tamara y Silvia rápidamente se pusieron a hablar con Pablo. Se sacaron una foto y nos despedimos de él.
-¿Cómo lo habéis logrado? –preguntó Alex.
-Por favor, somos One Direction –dijo Liam.
-Qué creído eres, ¿no? –dijo riendo Tami.
-Que va –rió.
Seguíamos escuchando otros cantantes cuando llegaron un grupo de fans y nos rodearon. Intentaba buscar a las chicas pero desaparecieron entre la multitud. Las fans chillaban sin parar y yo intentaba descubrir qué decían pero como hablaban todas a la vez no me enteraba de nada. Me hice fotos con algunas y por fin vi a Sonia. Me acerqué a ella y vi que había un coche aparcado a su lado.
-Vamos, sube –dijo impaciente.
-¿Ahora me ayudas? –vacilé.
-Sube antes de que me arrepiente.
Sonia siempre se mostraba distante y con desprecio, pero todos teníamos claro que en realidad sí que le caíamos bien y nos apreciaba.
Al entrar al coche me encontré con Lou y Liam, con ellos estaban Cristian y Alex que iban en la parte de adelante. Arrancó y avanzamos por la carretera, vi que un coche nos seguía y me giré, efectivamente, allí estaban Silvia, Sonia, Tami, Álvaro y Harry.
Llegamos en seguida a la casa de Niall, para entonces ya eran las ocho y media.
-¿Por qué hemos vuelto ya? –preguntó tristón Louis.
-Prefieres que te coman un millón de fans –exclamó Silvia -. Además, ya ha acabado.
De pronto el móvil de Liam sonó.
-¡Es Niall!
*Narra Niall*
Después de cenar fuimos a dar un paseo por la zona cercana a la torre Eiffel. No hablábamos, solo caminábamos en silencio, disfrutando del paseo. De pronto me acordé que había prometido llamar a los chicos cuando llegásemos.
-¿Te importa si llamo a los chicos? Les prometí que les llamaría.
-Claro que no, pero pon el altavoz.
Vi un banco situado a unos metros y avancé hasta él, me senté y señalé que Amanda también lo hiciera. Marqué el número de Liam y puse el altavoz.
*Conversación telefónica*
Liam: ¿Qué tal todo, campeón?
Niall: Todo bien.
Harry: ¡Nialler! ¿Qué habéis hecho los dos solitos?
Amanda: ¡Harry!
Harry: Niall, podrías haber avisado de que estaba Amanda.
Tamara y Silvia: ¡Amandaaaaa!
Álvaro: Ya has atraído a las locas.
Se escuchaban los pasos y gritos a través del móvil.
Tamara: ¿Qué tal todo?
Silvia: ¿Dónde estáis?
Silvia: ¿Qué ha preparado?
Sonia: Vamos, responde.
Amanda: Tranquilas chicas, de una en una.
Zayn: Chicas, callaos. Venga parejita, contad.
Niall: ¿Podéis esperar a que volvamos? Es mañana.
Todos: ¡No!
Amanda: Pues os aguantáis. Estamos genial, os queremos, besos.
*Fin de la conversación*
Colgó sonriente y se apoyó sobre mí.
-¿Y esto? –dije sorprendido.
-¿Te molesta? –preguntó tristona.
-Claro que no.
Agaché mi cabeza y la besé. Rodeó mi cuello con sus brazos y yo sostuve su cintura. Tiritó y se le erizó la piel.
-¿Volvemos al hotel? –propuse.
-¿Por qué? –dijo con queja.
-Venga, estas congelada.
Me quité la chaqueta y la pasé por detrás de sus hombros. Volvimos abrazados hasta el hotel. Al llegar, alguien llamó a Amanda.
-¿Es el día internacional de las llamadas? –dijo riendo- Es mi tía, tengo que cogerlo, ahora vengo.
Entró en el baño con el teléfono en la mano, lo miraba preocupada. Mientras ella hablaba con su tía yo volvía llamar a los chicos.
*Conversación telefónica*
Zayn: ¿Así que ya nos quieres?
Niall: No es eso. Estábamos dando un paseo.
Louis: Los paseos no duran tanto.
Niall: Pero mira que sois pesado.
Liam: Vale, ya nos contarás qué tal el “paseo”.
Niall: Os ha dado, eh.
Silvia: Dejadlos ya, sois unos pesados. Además, Amanda ya nos lo habría contado.
Niall: Silvia, ¿tú también?
Cristian: Venga, cuéntanos lo que habéis hecho.
Niall: A ver, viajamos en avión hasta Paris, al llegar la he llevado a un hotel con vistas a la Torre Eiffel y hemos cenado en la terraza. Más tarde fuimos a dar un paseo y acabamos de llegar. Ella está en el baño hablando con su tía.
Louis: No hace falta que pienses tanto, te creemos.
Niall: …
Tamara: No seáis así con él, yo le creo, además sigo apoyando lo que ha dicho Silvia, Amy nos lo habría contado.
Niall: …
Sonia: En eso tienes razón.
Niall: …
Álvaro: Shh, callad. ¿Qué dices Niall?
Niall: Amanda no contesta y no oigo nada en el baño.
Alex: Pues abre la puerta.
Niall: ¿Qué crees que estoy intentando?  … Luego os llamo.
*Fin de la conversación*
*Narra Álvaro*
-No, Niall, no cuelgues –dijo Cristian demasiado tarde.
-¿Y si es una broma? –propuso Sonia.
-No, Niall no nos asustaría de tal manera –respondió Louis.
-¿Qué hacemos? –comentó Alex guardando las lágrimas.
-Seguro que no es nada, se habrá quedado el pestillo enganchado –comentó Harry.
-Eso espero –dije.
Nos quedamos todos en silencio. No había ningún ruido, no teníamos nada que decir. De repente el móvil de Liam volvió a sonar. Su dueño se lanzó a por él. Todos nos acercamos. Lo cogió y puso el altavoz.
*Conversación telefónica*
Liam: ¡Niall! ¿¡Qué ha pasado!?
Niall: Estoy en el hospital.
Louis: ¿Qué ha ocurrido? ¿Amanda está bien?
Niall: Sí, si Amanda está bien, el herido soy yo.
Amanda: Desde el baño no escucha bien lo de fuera y yo no prestaba atención, de pronto, Niall atravesó la puerta para ver si estaba bien.
Zayn: ¿Y qué hacéis en el hospital?
Amanda: Pues porque se ha roto dos costillas y se ha fracturado el húmero y desviado el hombro.
Cristian: Di que sí, rubio. Tú a lo grande.
Sonia: ¿Pero estás bien?
Niall: Sí, me duele todo el costado izquierdo, pero sí.
Tamara: ¿Qué vais a hacer?
Amanda: Como Niall está casi invalido, porque le han vendado todo el cuerpo, volvemos hoy con vosotros.
Álvaro: Pero si no os ha dado tiempo a visitar nada.
Amanda: Lo sé, pero mi chico está malito y tengo que cuidarle. Nos vemos en unas hora, besos.
Todos: Adiós.
*Fin de la conversación*
-Bueno, yo me voy a dormir –dijo Silvia bostezando –Hasta mañana.
-Espera, voy contigo –dijo Sonia corriendo hasta ella.
Las dos chicas desaparecieron por la escalera. Los demás nos quedamos en el salón.
Escuché un timbre. Me fijé en mi alrededor. Zayn dormía en un sofá. Liam y Harry estaban tumbados en el suelo apoyados en un montón de cojines. Cristian y Alex dormían en el otro sofá. Louis y Tamara ya no estaban. Me levanté y fui hacia la puerta principal. La primera imagen que tuve fue a Niall en silla de ruedas lleno de vendajes.
-¿Pero no era el brazo y dos costillas? –pregunté impactado.
-Ya os dije que le habían vendado mucho –comentó Amy llegando desde el garaje.
-Ya, pero no me lo esperaba así.
Entramos al recibidor y pude comprobar que eran las cinco de la mañana.
-Habéis llegado más tarde de lo que yo pensaba.
-Hemos tenido problemas en el aeropuerto.
-No pasa nada, sólo que todos están dormidos.
-Ya nos lo figurábamos –dijo Niall yendo a la escalera.
-Entonces, ¿por qué llamáis al timbre? –dije en forma de queja.
-Fallo técnico –dijo levantándose.
Me reí y ayudé a Niall a levantarse y subir las escaleras. Amanda se quedó abajo en la cocina mientras yo ayudaba a Niall, al poco rato subió con nosotros.
-Ya le ayudo yo –comentó al llegar a la habitación.
-De acuerdo, buenas… ¿noches? ¿Buenos días?....Dejémoslo en Adiós.
Salí de la habitación y escuché que se rieron por mi comentario.
*Narra Liam*
-Zayn, me encantan tus ronquidos mañaneros –dije empujándole.
Gracias a los ronquidos de mi amigo me desperté. Fui a la cocina a desayunar y vi el móvil de Harry. Tenía un mensaje y, por curiosidad, lo miré. Era de… ¿Vanessa? ¿La prima de Niall? Preferí no saber más y dejé el móvil donde lo había encontrado.
-Buenos días –escuché una voz a mis espaldas.
-Hola Sonia, ¿cómo has dormido? –pregunté dándole la espalda.
-Mejor que tú, por lo visto, he escuchado lo de los ronquidos –rió.
-Sí, aunque no he dormido mal del todo.
-Me alegro.
-¿Qué quieres desayunar?
-¡Tostarrica  y nada más! –exclamó cantando –Es de un anuncio.
-Te prepararé un café –dije riendo.
Empezamos a desayunar cuando oímos un ruido y un grito de la planta de arriba.

4 comentarios:

  1. Venga, y sera una broma, no me puedes dejar asi otra vez tienes q subir ya d verdad me tienes intrigadisima me encanta todo lo q haces eres la mejor t amoo besosssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esque hay pocos comentarios, más bien solo comentas tú asique tardaré en subir, no hay nada que me anime a hacerlo :-/

      Eliminar
  2. Venga sube q yo tb te apoyo desde este momento por q no sabia crearme la cuenta pero ya si a si q vamossss!!!
    Tq bsotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias preciosa, pronto subire besoso <3

      Eliminar