15 de abril de 2013

CAPITULO 29


*Narra Niall*

-Pero no os tendríais que haber molestado, fue una broma y ya está –dijo Harry emocionado.

-Pero no debimos hacerla.

Harry contempló cómo habíamos decorado la playa y sonrió.


Nos sentamos en la mesa (sólo había una).

-M recuerda un poco a una mezcla entre What Makes You Beautiful y Gotta Be You –comentó Alex.

Me hizo gracia y reí quizás demasiado efusivo ya que me miraron pero rieron también puede que por el sonido de mi risa. 

-Aquí no acaba todo, esto es para comer y estar un rato –dijo Zayn.

-Después vamos a ir a ver una peli al cine al aire libre que ponen hoy al lado de la feria –contó Cristian.

-¿Y todo esto por una broma? Puede que empiecen a gustarme –dijo Harry gracioso.

-En realidad no solo es por la broma, también es para hacer algo divertido –rió Amanda.

-¿Estás diciendo que somos aburridos? –dijo Louis “indignado”.

Amanda rió, con esa carcajada que me encantaba escuchar y era imposible no sonreír.


-No me refiero a eso, pero bueno… -dijo mientras miraba a Louis con cara divertida.

-¿Con que no soy divertido? Muy bien, ya verás –dijo mi amigo mientras se levantaba y corría tras ella.

Cuando pasó un tiempo estábamos hablando tranquilamente y el móvil de mi bolsillo vibró, no sabía si era de Tamara o de Amanda así que se lo pregunté.

-Amy, me confundí de móvil y cogí este, ¿es tuyo? –dije dándoselo.

Lo miró y fue asintió. De su bolso sacó otro igual.

-Me di cuenta esta mañana pero no sabía de quién era y no me acordé de preguntarlo. Por cierto, te llegó un mensaje de Simon.

-Ah, gracias, a ti también te llego un mensaje, de Silvia.

-¿De Silvia? –dijo emocionada.

Asentí y buscó el mensaje. Mientras lo leía noté en su cara la emoción y alegría. Al acabar de leerlo saltó y me abrazó. Me quedé extrañado pero la abracé. Me sentí muy a gusto y eso me hacía plantearme lo que realmente sentía hacia ella. Al separarse volví a la realidad y miré el mensaje de Simon. Me dirigí hacia los chicos que estaban jugando al fútbol en la playa con Tamara y Sonia.

*Narra Amanda*

Niall corrió hacia los chicos y yo le seguí para contarle la noticia a Tami.

-¡Tamaraaaaaaa! –grité corriendo hacia ella.

Salió corriendo hacia mí y salte encima suya.

-¡Silvia viene en menos de dos horas! ¡Silvia viene en menos de dos horas!

-¡Qué! –exclamó dejándome caer y saltando -¡Mi bobi viene!

-¿Pero que os pasa a vosotras dos? –preguntó extrañado Álvaro.

-¡Qué Silvia está a punto de venir! –gritó Tamara, se la veía emocionada.

-¿¡En serio!?

-¡Síí! –exclamamos saltando.

Estábamos muy emocionadas pero nos relajamos un poco porque sino la impaciencia podría con nosotras.
 
Los chicos hablaban sentados en la arena.

-¿Qué pasa? –pregunté.

-Simon nos ha dicho que le llamásemos, vamos a hablar ahora con él, quedaros y así os lo presentamos aun que sea por teléfono –dijo Harry señalando que nos sentásemos.

Le hicimos caso y Liam empezó a marcar y después puso el altavoz.

*Conversación telefónica* *(A partir de ahora, en las conversaciones por teléfono o whatsapp voy a poner los nombres)*

Simon: Hola chicos, al fin puedo hablar con vosotros, ¿qué tal todo?

Liam: Hola Simon, bien, en la playa.

Simon: Tu bien, eso está claro.

Liam: ¿Qué quieres decir? –le preguntó con cara extraña.

Simon: Yo me entero de todo, ¿qué tal con la chica misteriosa?

Todos comenzaron a reír.

Liam: No es mi novia, es una amiga. Están aquí todas, te las queremos presentar –dijo colorado y Tamara también se ruborizó un poco.

Simon: Ya me las presentareis. Bueno, lo qué os quería decir. En dos días habrá un concierto, karaoke o cómo lo queráis llamar, de los qué organizan en la playa y con el dinero recaudado lo usan para salvar animales marinos y ya qué estáis en Marbella, quiero que vayáis allí, cantéis WMYB u OWOA y si queréis alguna más, y, claro está, qué os lo paséis bien. Si queréis, después de cantar una juntos, podéis cantar con “vuestras amiguitas”.

Zayn: Un momento, más despacio. ¿Dónde es eso?

Simon: Pues allí, en Marbella.

Niall: Pero Simon, estamos de vacaciones.

Tamara: Venga, será divertido.

Simon: Huy, estoy de acuerdo con vuestra amiga, hacedla caso y a ver si me la presentáis.

Harry: Pero si acabamos de decirte que te la íbamos a presentar.

Simon: Sí, ya nos veremos, adiós chicos.

*Fin de la conversación*

Se notaba que Simon estaba pasando de los chicos ya que no respondía a las preguntas sino que les decía más cosas del concierto.

-Ya nos ha encasquetado el concierto –se quejó Zayn.

-Vamos chicos, sois muy quejicas, seguro que lo pasamos bien –animé a los chicos.

-Vale, pero con una condición –dijo Louis incorporándose.

-¿Cuál? –preguntamos Tami y yo a la vez.

-Qué vosotras dos cantéis una canción conmigo.

-Qué listo, quieres ir con las mejores –dijo mi amiga riendo.

-Pues claro, ¿quién se negaría? –dijo Louis divertido -¿Aceptáis? 

-Claro –reí.

-Sonia me ha dicho que Alex también canta bien –comentó Harry.

-Eso es verdad –dijo Sonia.

-Un momento, ¿dónde están los tortolitos? –preguntó Niall.

-Han ido antes a la feria ya que querían montarse en alguna atracción ellos solo y tener su momento romántico –dijo Tamara burlesca.

Le propiné un codazo. No me gustaba que se metiese con las parejas. Me parecían muy monos.

-No te burles de ellos, ya estarás tu igual –dije sacándole la lengua.

-Sí, pero no seré tan ñoña como tu –dijo riendo.

-¿Me estás llamando ñoña? –dije fingiendo sentirme ofendida para continuar con el juego.

-Puede que sí o puede que no.
 
-No me vaciles que conozco tu punto débil –dije maliciosa.

-A ver, ¿cuál?

Diciendo eso me había dado permiso a mostrárselo y comencé a hacerle cosquillas. Parecerá que solo la hacemos cosquillas pero es su único punto débil y nos aprovechamos de él.

*Narra Alex*

Cristian y yo lo estábamos pasando muy bien en la feria pero me apetecía estar también con nuestros amigos por lo que le propuse ir a la noria para hacer tiempo y llamarles después.

-Vale, pero si no quieres podemos volver con ellos.

-No, me apetece montarme aquí contigo, además tenemos que volver aquí después –dije riendo.

-Pero qué vaga eres.

-Ya, pero me quieres.

-Eso no lo dudes –dijo acercándose a mí y dándome un suave beso.


Subimos a la noria, desde ahí se veía la casa de Niall. La señalé y Cristian miró.

-¿Qué señalas?

-La casa de Niall, mira.

-¿Dónde?

-Ahí, ¿no la ves?

-No, ¿dónde?

-Estas ciego, ahí.

-Ah, ya la veo.

-Aleluya.

Se rió conmigo. El tiempo se había pasado más rápido de lo que pensábamos y habíamos quedado con ellos en veinte minutos. En ese momento vi un puesto donde hacen tatuajes temporales. No sé por qué pero me hizo ilusión y fui a hacerme un infinito. Era simple pero lo que yo quería.


Al salir quedamos en no decírselo para comprobar si se daban cuenta. Fuimos hacia la zona donde pondrían la película y nos sentamos en una explanada dónde había sitio suficiente para todos.

*Narra Liam*

-Creo que tendríamos que ir yendo a la feria, Alex y Cristian nos estarán esperando –dijo Harry.

Miré el reloj y asentí. Recogimos un poco todo lo que habíamos montado y lo dejamos allí. Alex y Cristian se habían llevado el coche así que nos tocaba ir andando. 

-¿Cuánto falta? –preguntaba cansada Amanda.

-¿Cuándo llegamos? –la acompañaba Sonia.

-Me aburro –gritó la que faltaba –Llevadme a caballito.

Saltó sobre Álvaro y este cayó al suelo. 


-Pero que débil eres –se rió Tamara.

Seguimos caminando y todos se acabaron quejando.

-Cuando les vea voy a matarles por llevarse el coche –gruñó Louis.

-Yo te ayudo –rió Harry.

-Tranquilos, ya llegamos, mirad –dije señalando la feria.


-¡Biiiiiiiiiiiieeeeeeeeeeeeeennn! –exclamó Niall corriendo hacia allí.

En unos cinco minutos llegamos donde estaba la parejita y Zayn corrió hacia ellos formando un corazón, Louis y Niall le acompañaron y saltaron sobre ellos.


-Os odio –dijo Amanda sentándose a su lado.

-¿Por qué? –exclamó ofendida la chica.

-Porque os habéis llevado el coche y hemos tenido que venir andando –respondió Sonia tumbándose boca-abajo en el césped.

-Me gusta el sitio que habéis cogido –comenté.


 
Aún era pronto y nos aburríamos demasiado. Louis empezó a bailar e, inevitablemente, todos hicimos el tonto con él.




Los demás comenzaron a reír y Amanda y Tamara sacaron su lado directioner y bailaron con nosotros.

-¿Os sabéis el baile? –preguntó Álvaro.

-Claro, es lo que tiene ser directioner –rieron.

-Una pregunta ¿Sabéis la hora que empieza la película?

Todos negaron con la cabeza.

-Voy a preguntar –dijo Harry mientras se dirigía a una taquilla de la feria.

Esperábamos a Harry tumbados en el césped. Habíamos andado unos veinte kilómetros y todos estábamos cansados. Al rato llego Harry con… una sandía.

-¿Y bien? ¿Cuándo es?

-Ah, no lo sé, pero tengo sandía.

-¿Sandía? Te voy a dar yo sandía –dije saltando sobre él.

Al final acabamos todos sobre Harry llenándonos de sandía aun que he de reconocer que yo era el que más.


-Mira lo que habéis hecho –exclamó Harry –Habéis roto la sandía. Ahora me tendréis que comprar otra.

-Vale, te compraremos otra –se resignó Louis.

-Tengo una duda –dijo Tamara.

-¿Cuál? –preguntamos.

-¿A qué viene lo de la sandía? 

-No sé, había un puesto de sandías y me dio por comprar una.

-Ya, Harry, ya. ¿Me lo tengo que creer?

-¡Qué es verdad!

-Vale, pero callad que la peli está empezando –nos interrumpió Amanda, señalando la pantalla.

-¿Cuál es? –pregunté sentándome al lado de las chicas.

-Una de miedo me ha dicho ese chico –dijo Amy señalando a un chaval que estaba a unos metros.

-¿Quién es ese? –preguntó Niall nervioso.

-No lo sé, solo le pregunté por la película, ¿por? 

-No, por saber.

Todos quedamos en silencio y empezamos a ver la película. La verdad es que estaba cagado del miedo pero no quería parecer un cobarde. Noté que Tamara se apachurraba contra Amanda y me fijé en la segunda, tenía cara de estar asfixiada.

-Tami, suéltame –susurró.

-Es que ya sabes que odio las películas de miedo –susurró la otra.
-Vamos, es una peli, no te preocupes, abrázate a Liam o a Álvaro y déjame respirar.

Me giré y le hice un gesto de que yo la abrazaría. Se acercó a mí y hundió su cabeza en mis costillas. Me sentía feliz en ese momento, lo que sentía por Tamara era algo que jamás me había ocurrido. Sentí como temblaba y la abracé un poco más fuerte. Levantó la mirada de la película y me sonrió.

De repente noté una especie de empujón y que Tamara se giraba.
-¡Bobi! –chilló Tami y saltó sobre una chica morena.

Amanda se levantó y la abrazó también.

-¿Cómo has llegado tan pronto? –preguntó Amy.

-Al final salí antes.

-Qué ilusión me hace verte –dijo eufórica Tamara.

-Y a mí a vosotras.

-Ven, te vamos a presentar.

*Narra Zayn*

Estábamos viendo la película cuando Amanda y Tamara gritaron como dos locas. Por lo visto su amiga había llegado y nos la presentaron.

-Chicos, escuchad, esta es Silvia –dijo Tamara situándose entre la pantalla y nosotros.

Al fijarme en aquella chica me quedé aturdido. Esos ojos verdes, esa sonrisa perfecta…  


Cuando me nombraron volví sobre mi mismo.

-Y este es Zayn –dijo Amanda.

Me levanté y la di dos besos.

-Encantado de conocer al fin –dije sonriendo.


-Lo mismo digo. Por fin he podido conocer a los chicos de los que estas dos no paran de hablar –dijo algo tímida.

Me fije en que Niall y Liam sonrieron al escuchar eso, más tarde hablaría con ellos.

Estuvimos hablando con Silvia hasta que anocheció y apenas vimos la peli, sólo Cristian y Alex prestaron algo de atención a la pantalla. Cuando acabó fuimos a dar un paseo por la feria, de noche las luces se podían ver a lo lejos.


Escuchaba cómo Amanda y Tamara le relataban desde el día del concierto todo lo ocurrido. Algunos comentarios los hacían en voz baja y luego reían por lo que, aunque no supiera lo que era, me lo imaginaba. Harry me llamó y fui a ver qué ocurría.

-¿Adivina qué va a ser lo próximo que tenga One Direction?

-¿El qué?

1 comentario:

  1. Alaaaaa malvada pero no lo dejes ahi :(((( q mala...aunq se t quiere igual jeje sube pronto bss

    ResponderEliminar