19 de diciembre de 2012

CAPITULO 3


-¡Espera! –dijo una voz que pude reconocer perfectamente.

Las tres nos giramos y pudimos ver a Liam y a Zayn acercándose a nosotras. Me puse nerviosísima. Según se acercaban iban sonriendo y yo cada vez tenía menos aire. 

-Hola –sonrió Liam.

-Hola –respondimos las tres tontamente.

-¿Esa chica loca os ha hecho algo? –preguntó tímidamente Zayn.

Amy y yo miramos a Lucy que seguía con la cara algo morada del puñetazo. La cara de ambos chicos entristeció y Zayn se acercó a Lucía. 

-Siento que te haya hecho esto –dijo mirando el pómulo de Lucy y acariciándolo. Esta se ruborizó y provoco que el chico también.

-No pasa nada –pronunció mi amiga al ver que nadie decía nada.

Yo observaba la escena porque no quería mirar a Liam. Si lo hacía me desmayaría, me daría un ataque o algo. Amanda fue la primera en reaccionar de las tres.

-¿¡Podemos hacernos una foto con vosotros!? –exclamó mi amiga.

El mal momento se pasó en un segundo y todos volvimos a sonreír.

-Claro –sonrieron.

Al acabar de hacer la foto me giré, por culpa del sol que no me dejaba ver la cámara por el reflejo, y pude ver una furgoneta aparcada a unos metros donde estaban los otros tres integrantes del grupo. Dos de ellos miraban con felicidad pero uno tenía una mezcla entre tristeza y enfado. No quería darle vueltas, había sido un día extraño y quería disfrutar de lo bueno. Me acerqué a Liam en un ataque de valentía.

-¿Puedo hacerme una foto yo sola contigo? –pregunté tímidamente.

El chico sonrió y aceptó. Después de hacernos unas cuantas fotos el hombre de negro que nos había acompañado antes llamó a los dos chicos que después de despedirse se marcharon. Nosotras tres fuimos al coche. Una vez dentro no pude evitarlo y pegué un grito.

-¡Ahhhhhhhhhh! ¡Decidme que no estoy soñando!

-¡Ahhhhhhhhhh! –volvimos a gritar las tres.

Una vez en casa nos sentamos a reflexionar.

-¿Os habéis dado cuenta de lo que ha pasado hoy? –dijo de repente Amanda –Vamos al concierto de One Direction, pegan a Lucy, un hombre nos pide que vayamos a declarar, la que pegó a Lucy era una acosadora, y, además, nuestros ídolos nos piden que esperemos, se preocupan por nosotras y nos hacemos fotos con ellos. Y por si fuera poco, ¿habéis visto como Zayn miraba a Lucía?

La aludida se puso roja y sonrió tímidamente. Estuvimos un rato más charlando sobre el tema hasta que nos pudo el sueño y nos quedamos dormidas. Un ruido me despertó a las cuatro de la mañana. Mis amigas tenían un sueño pesado o yo me despertaba enseguida porque fui la única que escuchó el sonido del móvil de Lucy. Miré la pantalla por curiosidad y, al ver quien le había mandado un mensaje, intenté reprimir un chillido inútilmente puesto que desperté a mis amigas.

-¿Qué pasa Tamara? –dijo Amy con voz de dormida.

-Mira quien ha enviado un mensaje a Lucy –dije saltando en la cama.

-Ehh, ¿por qué coges mi móvil?

-Porque ha sonado a las cuatro de la mañana y soy la única que se ha despertado.

-Vale, pero, ¿quién es? –exclamó impaciente Amanda.
 
-Mirarlo.

Al verlo Amanda gritó y Lucía puso cara de sorpresa y emoción.

-No puede ser verdad…

No hay comentarios:

Publicar un comentario