23 de diciembre de 2012

CAPITULO 5



*Narra Álvaro*

Llevé a las chicas al parque donde solíamos quedar. Allí les tenía una sorpresa. Nada más verle salieron corriendo hacia él.

-¡Cristian! –gritaban las tres abrazándole. 

Por un momento sentí celos, no sé por qué, pero era lógico que le extrañasen, llevaba tres años fuera de España. Mi amigo sonreía, cuando llegó, a mí también me dio un abrazo, hacia demasiado que no le veíamos. Lucía le dio un puñetazo en el hombro cuando se separaron del abrazo.

-Au, ¿por qué has hecho eso? ¿Así es como das la bienvenida ahora? –dijo Cristian bromeando.

-No, eres tonto –dijo Lucy llorando de la alegría –dijiste que venías en una semana.

-Ya, bueno, era una sorpresa –dijo sonriéndole a Lucía, en ese momento era como si los demás hubiésemos desaparecido.

Seguimos hablando una horas, ya, incluso, era la hora de comer. Pero en aquel parque se nos hacían cortísimas ya que nos encantaba.

-Ahora que me fijo, ¿qué te ha pasado en el ojo? –preguntó Cris preocupado. Lucy hizo una mueca.

-Pues que he tenido una peleílla –dijo mirando al suelo.

-¿Tu? ¿Una pelea?

-Sí, verás, estábamos en el concierto y… -Lucía le contó lo ocurrido.

-¿Fuisteis a un concierto? –se sorprendió mi amigo.

-Sí, ¿no te lo habíamos contado? –intervino Amy en la conversación.

-Fueron a ver a los One Direction –dije yo con tono de burla.

-¿One Direction? –se sobresaltó Cristian.

-Sí, ¿por qué? –preguntó Tam.

-No, por saber.

-Bueno, ¿comemos algo? –soltó de repente Amanda.

-Tú siempre con hambre –rió Cristian –No has cambiado.

-Vamos a por algo al Mc Donalds y volvemos, ¿vale? –dije yo tirando de mi amigo.

Cuando las chicas nos dijeron lo que querían fuimos allí.

-Así que les gustan One Direction –se veía a Cristian muy interesado por eso.

-No, no les gustan...

-Pero, ¿no han dicho que fueron al concierto? 

-Déjame acabar. No, no les gustan, les encantan. Pero, ¿por qué estás tan interesado?

-Quiero darlas otra sorpresa.

-¿Otra? Sabes que no es Navidad, ¿no?

-Que gracioso –dijo agarrándome del cuello y sacudiéndome el pelo y así empezó una “pelea”. 

Al rato vino una dependienta a regañarnos. Cuando se fue reímos pero nos comportamos esperando a que llegase nuestro turno. 

-Bueno, lo que te quería decir –prosiguió mi amigo aun riéndose –Uno de los chicos de One Direction es irlandés.

-Vale, ¿y? –pregunté, no entendía a donde quería ir a parar.

-Déjame acabar –siguió, imitando mi reacción de antes – Recuerdas que antes de venir a España yo vivía en Irlanda y luego me mudé aquí y hace dos años a Los Ángeles.

Asentí con la cabeza.

-Pues en mi infancia conocí a un tal Niall del que me hice amigo pero luego tuve que mudarme, realmente odio el trabajo de mi padre. Y aunque me mudé mantuvimos el contacto. 

-Vale, ¿quién es Niall?

-Ahí es donde quiero llegar. Niall es uno de los cantantes de One Direction.

Al escuchar decir eso a mi amigo me quedé de piedra.

-¿¡Qué!?

-Hace unos tres años que formaron la banda y siempre le llamaba para apoyarle y me llevo muy bien con él aunque le vea poco, y al oír a las chicas decir que fueron al concierto se me ha ocurrido que se lo puedo presentar. Me va a hacer ilusión volver a verle después de tanto tiempo.

-¿Sabes lo que harían por verle a veinte metros? Y tú se lo vas a presentar, te van a adorar.

-Por lo que me dijo, hoy también tienen un concierto, a demás del de ayer, pero podemos ir a verles cuando acaben, primero voy a llamarle.

Cogimos la comida y volvimos con las chicas. Cristian no había podido hablar con Niall así que me ayudó con la comida. En el parque las chicas se alegraron mucho de que la comida llegase. Enseguida empezaron a zampar, estaban realmente hambrientas.

*Narra Cristian*

Me había hecho mucha ilusión reencontrarme con mis amigos. Y más ilusión si también me iba a reencontrar con Niall. Desde que iniciaron la banda les voté y apoye mucho, aunque desde lejos y fui a verlos cuando estuvieron en LA que es donde yo vivía. Pero hacía tiempo que no les veía. Había llamado a Niall pero no me lo cogía así que fui a comer con mis amigos. En mitad de la comida me llamó y rápidamente fui a hablar con él.

-Ahora vengo.

*Conversación telefónica*

-Cristian, ¿Qué pasa? Hace mucho que no nos vemos.

-Hola Niall, ¿Qué tal todo?

-Muy bien, preparando el ensayo que hoy tenemos otro concierto.

-Sí, ya me dijiste. Una cosa, ayer, mis amigas fueron a veros y me han dicho que les encantáis y todo eso. ¿Podemos quedar después de vuestro concierto y así hago feliz a mis amigas y nos vemos un rato?

-Sí, me parece genial, voy a decírselo a los chicos. […] Dicen que por ellos bien. 

-Me alegro. Nos vemos esta noche.

-Hasta entonces.

*Fin de la conversación*

*Narra Amanda*

Los chicos volvieron con la comida. Teníamos mucha hambre y la tres devoramos la comida como si no hubiéramos comido nunca. De repente, llamaron a Cristian y se fue.

-Ahora vengo.

-Vale –respondimos todos.

Nos quedamos allí comiendo y charlando. 

-Todo solucionado –dijo cuando llegó.

-¿El que está solucionado? –preguntó Tami con curiosidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario